Conexión, lo que todos queremos sentir.

December 13, 2016

 

Sé que en muchas ocasiones los niños nos desesperan y perdemos la cabeza, soy madre y lo he vivido, sin embargo, aprender a ver a nuestros hijos como seres humanos en proceso de aprendizaje, nos ayuda para volver a nuestro centro y observar cuáles son las necesidades insatisfechas que están escondidas bajo su conducta, en lugar de reaccionar solamente a ellas.

 

 

Pero la realidad es que en muchas ocasiones la paciencia se agota y solemos caer en el uso de frases y prácticas poco respetuosas con los niños: ¡Apúrate y vístete ya!, “Siempre lo mismo contigo”, “¿Eres sordo o cuántas veces te lo tengo que repetir?, “Mira tu hermano, porque no eres como él?”, “No seas tonto, no te dejes o sino te las vas a ver conmigo”. Frases que lejos de ayudarnos a llegar a la raíz del comportamiento, nos enredan más y más en un ciclo de poder entre padres e hijos que nunca termina bien, porque en una lucha de poderes siempre hay un ganador, y si tú eres el ganador, ¿quién crees que se convierte en perdedor? Estoy segura que nunca lo habías visto de esta manera, pero eso es en realidad lo que provoca un ciclo por lucha de poder.

 

Estas frases o acciones en realidad sí detienen la conducta, pero es simplemente un impacto a corto plazo con un coste emocional alto tanto para niños como para adultos, ya que escuchar de forma repetida frases de este tipo, provoca que los niños se sientan desconectados, tristes, furiosos, no queridos y su conducta empiece a tornarse desafiante y rebelde. Además, los padres a su vez se sienten culpables, enojados y muchas perdidos porque ya no saben qué hacer para detener la conducta.

 

Hay que tener presente que los niños no comprenden el mundo como nosotros, los adultos, Su entendimiento y aprendizaje se va forjando en el día a día a través del juego y la exploración. No saben de normas, de etiquetas, de lo que es o no correcto y menos lo que se espera de ellos. Como dice la Dra. Jane Nelsen “La mayoría del tiempo, los niños se están comportando de acuerdo a su edad”, pero los adultos lo interpretamos como mal comportamiento porque no hacen lo que les pedimos cuando se lo pedimos.

 

A continuación, quiero compartirte tres tips que te ayudarán a conectar con tu hijo/a/s, lo que hará que el comportamiento desafiante disminuya notoriamente y que poco a poco tu pequeño se muestra más cooperador al sentirse conectado y perteneciente a su familia:

 

  1. Dedica tiempo de calidad. No importa que tanto sea siempre y cuando estés 100% presente con todos tus sentidos, para hacerle saber a tu hijo/a que sus cosas te importan y que lo amas.

  2. Mantén el contacto físico a través de regalarle muchos abrazos, caricias, miradas y besos.

  3. Usa la motivación y el aliento para decirle cuan capaz es. Motívalo a hacer las cosas por sí mismo/a dejando de lado los resultados y aplaudiendo el esfuerzo en el proceso más allá del fin.

Espero que estos sencillos consejos al alcance de todo padre y cuidador te sean útiles para conectar con tu pequeño gran humano y con las personas que amas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Carla Herrera
Entrenadora en Disciplina Positiva
Directora de Pequeño Gran Humano

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Rueda de opciones para el control de la ira.

September 13, 2017

1/9
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags